Vinos con especias

Los vinos con especias pueden tener propiedades interesantes para la salud. Además, gracias a las especias, son más agradables de tomar para personas que normalmente no son amantes del vino. Quizá por eso algunos de estos vinos son muy populares y existen varias recetas de vino con especias en diferentes países.

– El vino Glühwein.

Uno de los vinos con especias más conocidos es el Glühwein, tomado tradicionalmente en Alemania durante el Adviento (los días de diciembre anteriores a Navidad). Se elabora calentando vino tinto sin que llegue a hervir, junto con canela, cáscaras de limón, clavo de olor y anís estrellado. También se suelen añadir otras especias, según la receta. Finalmente, se añade azúcar al gusto y se toma caliente.

– El Glögg de Noruega, Suecia, Dinamarca y Finlandia.

Se elabora con canela, cardamomo, clavo de olor y jengibre; y a veces se utilizan otras bebidas alcohólicas en vez de vino. Se toma en Adviento y, especialmente, en el día de Santa Lucía (13 de diciembre).

– El mülled wine en Reino Unido.

Se trata de una bebida tradicional victoriana que se toma en la época que hace frío, generalmente junto al fuego, ya que resulta muy reconfortante. Se ha terminado asociando también con la época navideña, quizá por la influencia de Alemania y los países escandinavos. En este caso, se calienta el vino tinto junto con naranja troceada, azúcar moreno, laurel, canela en rama y nuez moscada. Algunos le añaden ginebra.

– El grzane wino en Polonia.

Es muy similar a los otros vinos con especias, puesto que se elabora con vino tinto caliente y azúcar o miel, canela, jengibre, cardamomo, clavo y cáscara de naranja; ya sea molidos o enteros. La diferencia es que los polacos a veces también utilizan ralladura de limón en vez de naranja, o bien agregan ciruelas secas, pasas o manzanas secas. Incluso lo pueden servir con fruta fresca, como naranja, mandarina o melocotón. Se toma en invierno.

– El глинтвейн (glintveyn) de Rusia.

Traducido, significa, simplemente, “vino caliente”. En efecto, es el vino especiado más sencillo. Se elabora solo calentando el vino con azúcar, cáscara de limón rallada, clavo y canela; aunque, generalmente, con más azúcar que en las otras recetas. Se toma en cualquier momento del invierno.

– El svařené víno en República Checa.

Muy similar al vino con especias ruso, se elabora con vino tinto o blanco con azúcar, cáscara de limón, clavo, zumo de limón y canela en rama.

– El varené víno en Eslovaquia.

Se puede utilizar tanto vino tinto como blanco. El vino se calienta y se añade canela en rama, clavo y canela en polvo. Luego se endulza con miel. Hay muchas variantes de la receta, y a menudo se bebe también de la misma manera que en Alemania.

– El vin brulé de Italia.

Aunque no es muy conocido, en los mercados de Navidad en Italia puede encontrarse a menudo esta bebida. Se elabora con vino tinto (preferentemente, seco), azúcar, cáscara de limón y naranja, canela en rama, clavo y nuez moscada. Curiosamente, este vino especiado es el que se elabora con menos azúcar, aunque los italianos normalmente añaden más al tomarlo.

– El vin chaud en Francia y Suiza.

En Francia, es, sobre todo, típico de Alsacia, región colindante con Alemania. Se elabora con vino tinto de Burdeos, Borgoña o pinot noir; azúcar moreno, cáscara de limón y naranja, canela en rama, anís estrellado, clavo, genjibre, nuez moscada, y, generalmente, se sirve con una rodaja de naranja. También se toma en la época navideña.

– El vi calent o vi cau del Valle de Arán y Alto Aragón.

En España también se toma el vino caliente con especias, pero solo tradicionalmente en la zona catalana del Valle de Arán y en el Alto Aragón. Según la tradición, hay varias recetas, normalmente, de vino tinto, azúcar, canela, cáscara de naranja y nuez moscada. Frecuentemente, se le añade ron.

Además, también se toma el vino con especias en Hungría, Letonia, Rumanía e incluso en Chile.

El origen del vino con especias

La razón por la que esta bebida se encuentra tan extendida en Europa es porque en el año 20 d.C. los romanos ya lo tomaban. Se conoce por un antiguo recetario de Apicio, en la que figura como vino con miel, pimienta, almáciga, nardo, laurel y azafrán. En la Edad Media la receta cambió, al incorporarse las especias, y surgió el Hipocrás, consumido en toda Europa hasta el siglo XVIII.

En nuestra bodega Heredad de Aduna trabajamos por mantener viva la cultura enológica e invitamos a todos los interesados a visitar nuestras instalaciones y probar nuestros deliciosos vinos.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario