Propiedades del vino de garnacha

Junto al tempranillo, es la variedad que más se cultiva en España. En La Rioja es una de las uvas presentes en sus versiones blanca y tinta y, desde el año 1925, está reconocida como una de las variedades tintas propias del territorio de la denominación de origen calificada junto al tempranillo, el mazuelo, la cariñena y la uva graciano.

Hablamos de la garnacha, una uva que ocupa casi 6.000 de las 63.000 hectáreas cultivables incluidas en el territorio de la D. O. C. Rioja y que vive en estos años un renacimiento. Un renacer motivado por el interés que los más afamados expertos han puesto en esta cepa vigorosa y austera, que llegó hasta La Rioja desde el vecino Aragón. El Vino Garnacha es, a buen seguro, la próxima gran sensación que nos aguarda a los amantes del vino.

Vino Garnacha¿Cómo son los vinos de garnacha?

El vino de garnacha acostumbra siempre a tener una alta graduación e intenso color rojo dorado, así como y acidez moderada o baja. Se trata de vinos sensibles a la oxidación que envejecen con rapidez.

En sus versiones jóvenes, el vino de garnacha presenta un característico aroma de pimienta recién molida que se superpone a notas bien perceptibles de frambuesa y otros frutos rojos, como las moras.

Si el vino se ha sometido a crianza, el color característico se mantiene y se acentúan los toques minerales, mientras aflora el aroma a manzana y las notas de frutos rojos se convierten en agradables aromas de fruta madura. Son, en definitiva, vinos redondos, amables y de mucho grado que hablan a las claras de una viticultura honesta y pegada al terreno. Pero que también actualiza a unos vinos de acusada personalidad, que reivindicamos desde bodegas como la nuestra. En Heredad de Aduna creemos en la garnacha.