Vino de la Rioja: Garantía de calidad

Vino Rioja

Con Denominación de Origen propia, el vino rioja se ha convertido en algo más que vino. Es todo un emblema que luce con orgullo la Comunidad Autónoma española que lleva dicho nombre. La Rioja ya sea Alta, Media o Baja, puede presumir de muchas cosas: aspectos históricos, un paisaje inolvidable, una gastronomía digna de admirar… pero lo que tiene un indiscutible valor, reconocido mundialmente, es esta bebida del color de la sangre, de la tierra y de la uva.

Variedades tradicionales

TINTAS: Garnacha, Tempranillo, Mazuelo, Maturana y Graciano.

El Tempranillo es la base para el vino rioja

BLANCAS: Verdejo, Sauvignon Blanc, Viura, Garnacha Blanca, Tempranillo Blanco, Malvasía, Maturana Blanca, Tarruntés, Chardonnay y Verdejo.

La Rioja: ideal para la vid

La Rioja se separa en tres territorios: Rioja Alta, Media y Baja. Esto es importante, ya que, según el territorio, encontramos climas diferentes (atlántico y mediterráneo), que favorecen un tipo de suelo u otro, siendo el atlántico un clima más húmedo que el mediterráneo. Así, la Denominación de Origen presenta una gran diversidad respecto a los suelos en los que se cultiva la vid, por lo que los vinos resultantes tendrán unas características muy diferentes entre sí y se podrán diferenciar claramente.

Categorías

Según el Consejo Regulador DOCa Rioja, el vino tinto de esta zona se puede dividir en:

– Garantía de origen. Vinos de un año o dos, que suelen ser frescos y con aroma a frutas, puesto que son tempranos.

– Crianza. Vinos de por lo menos 3 años, que han estado un mínimo de uno en una barrica de roble, según el Consejo.

– Reserva. Crianza de al menos 3 años y, de ellos, por lo menos 1 en una barrica de roble, mientras que el resto están en botella.

– Gran reserva. Procedentes de grandes cosechas, que permanecen dos años en barrica y tres en botella, siendo este siempre el mínimo.

A la hora de elegir el vino, es importante su añada. Según el Consejo Regulador, las mejores añadas, calificadas como “excelentes”, corresponderían a los años: 1934, 1948, 1952, 1955, 1958, 1964, 1982, 1994, 1995, 2001, 2004, 2005, 2010 y 2011.

Enoturismo: ideal para los amantes del vino

El vino, en La Rioja, se ha convertido en mucho más que una bebida, ya que existe toda una cultura a su alrededor. Como la sociedad en sí y la Historia giran en torno al vino, el turismo no se iba a quedar atrás. El enoturismo surge ante esta pasión y permite, a quien quiera disfrutarlo, toda una experiencia para los sentidos. Pasear por las bodegas, embriagarse de aromas y sabores nuevos y diferentes y poder aprender el mimado proceso por el que pasa el vino son algunas de las múltiples opciones que permite esta nueva forma de descubrir La Rioja. Con precios para todos los públicos, para los amantes del vino (e, incluso, para los principiantes), es una vivencia casi obligatoria, que cada vez está más de moda. En esta Comunidad Autónoma podrás visitar 80 bodegas, aunque, en realidad, cuenta con unas quinientas. Además, podrás acompañar esta experiencia de su exquisita gastronomía o disfrutar de algo sorprendente y novedoso: un tratamiento de vinoterapia.

Innovi, un grupo de empresas vitivinícolas catalán, el pasado mes de junio, concluyó, gracias a un estudio que llevó a cabo, que, en España, el Rioja es el vino preferente. A este vino le siguen el Ribera del Duero y Rías Baixas.

Los hay que piensan que el agua puede convertirse en vino. Desde luego, si el vino es de La Rioja, merecerá la pena. Como dijo con un gran acierto la actriz Eva Longoria: “Con un Rioja nunca fallas”.