Nuestro vinos

Partes de la uva

Conocer las partes de la uva es esencial para estar capacitado en la elaboración de vinos de calidad, pues aunque parezca paradójico, cada una de las partes de este pequeño fruto aporta innumerables atributos a las características del vino que degustamos. Vivimos en un país que ha crecido culturalmente al lado del vino. Vamos pues a conocer esta parte importante de nuestra cultura.

El cultivo de la vid y la elaboración del vino

No podemos empezar sin comentar que el cultivo de la vid para la elaboración vinícola es muy antiguo en la península ibérica. No se sabe muy bien si empezó a cultivarse espontáneamente en los territorios de la Europa continental y más o menos al mismo tiempo en todos los países, o si fue una práctica importada de los comerciantes fenicios, quienes ya cultivaban la uva
para la producción y comercialización del vino.

Durante recientes excavaciones de yacimientos íberos en el área del Penedés, en Cataluña, se ha encontrado que alrededor del 700 aC, los íberos cultivaban la vid, aunque de forma un poco diversa. Y la cultivaban para producir vino, que era una bebida ritual, aunque también usada en la vida cotidiana.

Los restos fitoarqueológicos encontrados no dejan lugar a duda sobre sus cultivos. Y los instrumentos encontrados tampoco dejan duda sobre cómo eran usados para preparar el mosto y posteriormente el vino.

Sin embargo, la uva, la materia prima del vino, no ha sufrido apenas cambios morfológicos desde entonces.

Partes de la uva

La uva es cada uno de los pequeños frutos que encontramos colgando en los racimos que se forman en la planta, que se llama vid; en las actualidad hay vides de muchas variedades, algunas de las cuales son para la producción vinícola y otras para el consumo de boca.

Raspón o escobajo

El raspón o escobajo es la parte leñosa del racimo. Es el elemento que permite a los pequeños frutos mantenerse en posición,
desarrollarse y madurar, pues la uva se alimenta de la planta por medio del raspón. Normalmente es una parte del racimo que se desecha, aunque ocasionalmente pueda usarse en pequeños porcentajes para conferir al vino características herbáceas.

Pedúnculo o pedicelo

Gracias a esta terminación, que une propiamente a la uva y al raspón, el fruto recibe los nutrientes y el agua necesaria para crecer y adquirir esa consistencia esponjosa y turgente característica. Su función es la de cordón umbilical para la uva.

Hollejo

Es la piel de la uva, y dependiendo del tipo de vid es el elemento que le confiere su forma esférica u ovalada y su color característico. Es la cápsula que contiene la pulpa con todos sus nutrientes y azúcares en el interior. Su textura es membranosa y elástica, y es determinante en la consecución de aromas y color del vino pues es la parte que contiene todos los pigmentos.

En el hollejo encontramos los famosos taninos y las antocianinas, sustancias que confieren al vino sus características saludables cuando se consume con moderación, y también la pruina, que es la encargada de acumular las levaduras que posteriormente servirán para la fermentación natural.

Pepitas

Se encuentran en el corazón del fruto, y cada uno tiene entre dos y cuatro pepitas. Su función es acumular taninos y su grado de
madurez es el elemento que indica el momento preciso para iniciar la vendimia. Una pepita que no esté madura cuando la uva se vendimia daría como consecuencia vinos amargos.

Pulpa

Finalmente, la pulpa es la parte esponjosa que representa el 75 % del peso de cada fruto. Mayormente formada por los jugos naturales. Es donde se acumula el mosto que, además de agua, contiene la glucosa de la que se alimentarán las levaduras, la fructuosa que le aportará dulzura, así como las vitaminas, proteínas y minerales que definirán el gusto de cada vino. También encontraremos los ácidos propios de la bebida como el tartárico, el málico y el cítrico, que le dan carácter y ayudan a su conservación.

Heredad Aduna es una bodega de la Rioja Alavesa con más de 30 años de historia donde elaboramos vinos con las técnicas tradicionales aprendidas de nuestros mayores. Los viñedos, protegidos de las inclemencias por la sierra de Cantabria, nos permiten crear vinos con carácter que aúnan la tradición y la modernidad.

Nos gustaría darles la bienvenida en persona, pero si esto es difícil, les invitamos a visitar nuestra tienda online donde podrá encontrar todos nuestros vinos y otras experiencias que queremos compartir con los amantes de la vid.