¿Cuál es la temperatura adecuada del vino?

¿Cuál es la temperatura del vino más adecuada?
Es una pregunta simple de compleja respuesta, puesto que cada tipo de caldo cuenta con unas propiedades y características diferentes, que afectan directamente a la temperatura a la que debe servirse. También es importante saber cómo servir cada vino y con qué acompañarlo. Si se quiere lograr un maridaje excelente y disfrutar de la experiencia gastronómica intensamente, se deben conocer datos concretos.

La temperatura del vino debe adaptarse a su cuerpo y textura. En el caso de los más fuertes, es mejor un par de grados de más que de menos (truco de experto). Sin embargo, el ambiente en que se vaya a servir el vino influye, ya que la bebida sube rápido de temperatura. En el caso de los vinos más frescos, por este motivo, será mejor optar por dos grados más fríos. Aquí vemos la diferencia entre la temperatura ideal de consumo y la de servicio. Además, en ocasiones, la temperatura ideal puede depender del paladar subjetivo de cada comensal.

¿Cuál es la temporada del vino más adecuada según cada tipo?

Vinos tintos reserva: Admiten la mayor temperatura, hasta 17 ºC, para percibir más su intensidad.

Vinos tintos jóvenes o crianza: Para los jóvenes, los grados ideales son 9 ºC; pero para los crianzas, suben hasta los 15 ºC.

Vinos blancos
secos
: En este caso, la temperatura más adecuada es de 10 ºC. Si son fermentados en barrica, puede subir un par de grados.

Vinos blancos dulces o afrutados: Es similar a los anteriores, pero tiene un rango más amplio que varía entre los 8 ºC y los 12 ºC según la clase. En este grupo, también podemos incluir los vinos rosados.

Vinos espumosos: Son los
más fríos del ranking. La temperatura ideal disminuye hasta los 7 ºC para apreciar su toque refrescante. No hay que bajar más para no perder notas de su aroma. En este caso, la temperatura también afecta a las burbujas.

Vinos dulces: Por último, la temperatura ideal de estos sería de 8 ºC, por motivos similares a los vinos espumosos.

Cómo maridar cada tipo de vino

Entendemos la palabra maridaje como la relación que existe entre la comida y el vino cuando se unen, con la intención clara de realzar el placer al degustarlos en conjunto. En la restauración, esta tarea está a cargo del sommelier, que aconseja al comensal la mejor combinación. El maridaje también se puede realizar en casa para disfrutar de una buena comida. En líneas generales, los vinos fuertes y con más cuerpo casarán mejor con platos de los mismos rasgos, mientras que los suaves serán más acertados con las comidas ligeras.

Vinos tintos reserva: Maridan a la perfección con la caza y carnes rojas, así como legumbres y quesos fuertes.

Vinos tintos jóvenes o crianza: Se adaptan a la mayoría de las comidas, desde carnes blancas y rojas a verduras y arroces.

Vinos blancos secos: Este tipo de vino combina excelentemente con verduras, arroces, pescados y consomés. Un vino estrella de esta clase es el Sauvignon Blanc.

-Vinos blancos dulces o afrutados: Como el Verdejo o el Albariño. Se fusionan perfectamente con postres, frutas, quesos y frutos secos.

Vinos espumosos: Como el champagne o el cava. Van muy bien con pescados y mariscos; también con cualquier tipo de queso, frutas y verduras crudas.

Vinos dulces: Una fusión armoniosa será con los postres y, como contraste, también con carnes curadas (destacamos el Moscatel).

Si te has quedado con ganas de saber más sobre la temperatura del vino y de practicar el maridaje en tu propia casa con los mejores vinos, entra en Bodegas Hereda de Aduna. Puedes adquirirlos en nuestra tienda online, ya que contamos con una amplia selección de las mejores cosechas. Te animamos a probarlos todos, te encantarán.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario