¿Cómo saber si estamos ante una uva de calidad?

La uva es la materia prima para elaborar el vino y en las bodegas de la Rioja Alavesa somos conscientes de su importancia para lograr caldos de calidad. En el artículo, damos consejos prácticos para saber si contamos con una uva de calidad, tanto desde el punto de vista de las variedades como del estado de la cepa y contenido.

Los distintos tipos de uva para elaborar vino

La primera pregunta que hay que hacerse al elaborar vino es el tipo de uva que vamos a elegir, que dependerá de la variedad de vino que se va a elaborar. Estos son algunos de los aspectos para tener en cuenta y distinguir si una uva es de calidad o no.

Existen determinadas variedades autóctonas para producir vinos tintos en la Rioja Alavesa, como la tempranillo, que se completa con garnacha y mazuelo. Para los vinos blancos, se utiliza la variedad viura.

Como principio general, es importante comprobar si el vino se elabora con variedades de la zona porque el conocimiento de la uva y de sus periodos de maduración es garantía de calidad. Esto no significa que no sea posible elaborar tintos de calidad con otras variedades foráneas, pero se aconseja priorizar las uvas que se adaptan al terreno.

Sin embargo, e independientemente de este aspecto, también está la necesidad de determinar si una uva está en su punto óptimo de maduración o si tiene todas las cualidades que se le exigen a un producto de máxima calidad.

Formas de distinguir la calidad de la uva

A la hora de distinguir la calidad de la uva, existen dos metodologías de uso común. En primer lugar, aquellas que nos permiten distinguir a simple vista si estamos ante una uva de condiciones óptimas y, en segundo lugar, las que requieren de un análisis científico pormenorizado con las últimas tecnologías. No obstante, y por experiencia propia, consideramos recomendable realizar ambas acciones.

Revisión ocular

Durante el proceso de maduración de la uva, suelen darse dos situaciones distintas. En primer lugar, que aparezca una pequeña capa blanquecina por encima de la piel; en segundo lugar, que los tallos del racimo se empiecen a secar. Cuando llega ese momento, no hay que dejar pasar más tiempo para vendimiar.

Datos científicos

Otro elemento a tener en cuenta para determinar la calidad de la uva es el nivel de PH o acidez. Por regla general, cuanto mayor sea el nivel de PH de la uva, mejor será la calidad del vino que se obtendrá, porque será menos ácido, sobre todo en los vinos tintos; en vinos blancos, puede haber un PH menor.

En cualquier caso, es importante destacar que una uva de buena calidad ha de tener un balance correcto entre los tres ácidos que están presentes, el málicoacético tartárico.

Otra variable a tener en cuenta es el nivel de azúcares de la uva, mediante la relación azúcar/ácido de cada uva. Aunque hay distintas interpretaciones en función del lugar y del caldo, se valora como uva de calidad aquella que tiene un nivel de azúcares alto.

Instrumentos de medición

Para comprobar si una uva está en condiciones para su recolección y procesamiento durante la vendimia, las bodegas utilizan varias tecnologías de última generación que permiten seleccionar. Entre los principales instrumentos, destacamos los analizadores multiparamétricos, los espectrofotrómetros, la refractometría y el uso de biosensores.

Conclusión

Las bodegas de la Rioja Alavesa cuentan con una trayectoria centenaria de elaboración de vinos y buen hacer contrastado. Entre ellas, nuestra bodega,  Heredad de Aduna garantiza el uso de las últimas tecnologías para comprobar que la materia prima está en perfecto estado, porque solo así se consigue un buen vino.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario