Bodegas Rioja Alavesa: cuidados y mantenimiento de las viñas

Las bodegas de Rioja Alavesa ofrecen un buen producto que destaca por contar con una materia prima de la máxima calidad. Ahora bien, las viñas tienen que estar cuidadas todo el año para que produzcan uvas de calidad y en la proporción adecuada.
En este artículo vamos a dar más detalles sobre cómo conseguir que las viñas estén en perfecto estado en
cualquier época del año.

Cuidado y mantenimiento de las viñas

Las viñas requieren de cuidados y mantenimiento. Para ello, debemos considerar dos aspectos clave. En primer lugar, todas las acciones relacionadas con el periodo de crecimiento de la viña, desde los inicios de la primavera a finales del verano, cuando se realiza la vendimia. En segundo lugar, realizar las tareas de mantenimiento necesarias durante los meses de otoño e invierno. Así, evitaremos que se malogren y conseguiremos los rendimientos deseados.
Como principio general, es fundamental que tengamos en cuenta que no todas las viñas necesitan el mismo tratamiento ni en la misma proporción, porque su antigüedad es un elemento fundamental. Hasta los cuatro años, una viña no va a dar producto de calidad. Cuanto más vieja sea, menor cantidad de uva producirá, aunque de mayor calidad. Cuando cuidemos una viña, hay que considerar este factor.

Cuidados

A principios de marzo es conveniente abonar la viña para que absorba los nutrientes necesarios y garantizar su crecimiento. En marzo, mayo y julio hay que realizar cavas para quitar malas hierbas. Si los viñedos son de parra, a medida que crezcan hay que buscarles puntos de apoyo para que se desarrollen. La mayoría de los viticultores cuenta con redes por encima del viñedo que utilizan para esto.
En cuanto al riego, es importante destacar que las viñas necesitan agua a intervalos y en pequeñas cantidades. El riego por inundación es contraproducente porque esta planta necesita, sobre todo, sol. Lo ideal es utilizar sistemas gota a gota o por aspersión controlada.
También es conveniente eliminar racimos jóvenes para conseguir uvas de mayor tamaño, pero esto solo se puede hacer a partir de julio, cuando ya se vislumbra el crecimiento. Por lo tanto, esta operación será posterior a la floración. También es necesario realizar sulfatados con productos especiales para evitar las plagas y los hongos desde que empieza a crecer la hoja en marzo y hasta el mes de agosto.
Es importante señalar que los cuidados dependerán del lugar y del hemisferio. En este caso, nos referimos a una cepa en La Rioja, la cual se suele vendimiar en septiembre.

Mantenimiento en invierno

Aunque las acciones de mantenimiento en inverno son menos complejas, no por ello carecen de importancia. Podemos destacar la poda y cómo cubrir las viñas para evitar las heladas.
Las podas se tienen que hacer en invierno, cuando la planta aún no ha empezado a crecer. Básicamente, hay que eliminar ramas entrecruzadas, las que salgan de la cepa, hojas rotas o marchitas y aquellas zonas excesivamente densas. Siempre hay que podar, pero esta técnica toma especial importancia los cuatro primeros años de la viña. Por otra parte, las heladas son el principal enemigo del crecimiento de esta planta. Existen varias formas de proteger el viñedo, desde la colocación estratégica de los viñedos para drenar el aire frío hasta la instalación de estufas y ventiladores que permitan mantener una temperatura constante. En especial, cuando finaliza el invierno.

Conclusión

Aunque no se vea, el trabajo de cuidado de las viñas durante la etapa de crecimiento y de mantenimiento en invierno es fundamental. Sin un producto de calidad, no se puede conseguir un buen vino. En Heredad de Aduna somos bodegas de Rioja Alavesa y elaboramos caldos contrastados, tanto blancos como tintos, jóvenes y gran reserva.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario