Ruta del Vino de Rioja Alavesa

Hacer la ruta del Vino de la Rioja Alavesa es una forma estupenda de visitar las bodegas de la Rioja alavesa, probar sus excelentes vinos y vivir una experiencia única disfrutando de sus encantadores espacios naturales, pueblos medievales, museos relacionados con el vino y mucho más.

¿Qué es la Ruta del Vino de la Rioja alavesa?

Esta ruta es un trayecto que recorre más de 140 establecimientos relacionados con el vino de la Rioja alavesa. No solamente bodegas, sino también museos, restaurantes, alojamientos, enotecas, empresas de actividades y mucho más.

La Ruta del Vino de la Rioja alavesa es internacionalmente conocida y desde enero de 2006 pertenece al selecto Club de Producto «Rutas del Vino de España» como ruta certificada. Además, la ruta del vino de la Rioja alavesa satisface las exigencias de la carta de calidad dictada por la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN) y de la Secretaría de Turismo y los criterios definidos por Basquetour en Euskadi Gastronómika.

Cómo hacer la ruta del vino alavesa

Se puede hacer en vehículo propio, pero también es posible recorrerla con el Racimo Tren, un tren turístico específico para la zona.

Otra opción es un transporte personalizado con un vehículo de alta gama, que incluye también la recogida y el traslado al aeropuerto. Existen varias empresas en la zona dedicadas a ello, disponibles en la web oficial de la Ruta del Vino de Rioja alavesa.

Por supuesto, siempre es posible organizar un viaje con autobús o microbús para disfrutar de las experiencias que ofrece esta ruta en grupo.

Los vinos de la Rioja alavesa

La Rioja alavesa está incluida en la Denominación de Origen de la Rioja. Sus vinos se caracterizan por tener un color brillante y vivo, un fino aroma, un sabor afrutado y un paladar agradable.

Se considera que los mejores vinos de esta región son los tintos, elaborados con las variedades tempranillo (alrededor del 79 % de los vinos de la Rioja alavesa contienen esta variedad), garnacha, mazuelo y graciano.

Sin embargo, sus bodegas están trabajando también en la elaboración de blancos y rosados.

¿Qué ver y hacer en la ruta del vino?

Esta ruta ofrece tantas posibilidades que resulta interesante incluso para personas que no beben vino. Estos son algunos de los aspectos de la ruta que merece la pena disfrutar.

Las bodegas de La Rioja alavesa

Con más de 50 bodegas a lo largo de la ruta, es posible visitar auténticas bodegas históricas como modernas. Además, cada bodega ofrece distintas actividades.

Entre estas bodegas, se encuentra Heredad de Aduna, con 30 hectáreas de viñedo propio, donde la familia Aduna elabora vino desde el siglo XVII, cuando comenzó utilizando un pequeño calado subterráneo del siglo XVI.

Alojamientos singulares

Además de hostales, hoteles y casas rurales con encanto, en esta ruta hay bodegas que ofrecen la oportunidad de dormir entre viñedos.

Museos

Actualmente, existen dos museos incluidos en la ruta, la Casa Museo Abadía de Morata y la Villa Lucía Centro Temático del Vino.

Restaurantes

La ruta está salpicada de distintos restaurantes que cocinan platos tradicionales de Álava, con verduras de la huerta, excelentes carnes y postres típicos. También, existen bodegas donde se puede comer y los conocidos bares de pintxos.

Naturaleza

Gracias a la red de senderos del GR-38, es fácil descubrir los sorprendentes paisajes de Rioja alavesa haciendo senderismo.

Disfrute de experiencias únicas en la bodega Heredad de Aduna

Dedicada a cultivar la vid y producir vino, la cuarta generación de la familia Aduna invierte toda su experiencia y pasión para que los visitantes puedan aprender sobre el vino y disfrutarlo con actividades como convertirse en viticultor y enólogo por un día o la experiencia «Bodeguero de ayer y de hoy». ¡No se las pierda en su paso por las bodegas de la Rioja alavesa !

Publicaciones recientes

Dejar un comentario