Planes para hacer en La Rioja y País Vasco cuando acabe el confinamiento

La cuenta atrás para el fin del confinamiento ya ha empezado. Quizá no sea posible viajar durante un tiempo, pero la apertura de locales y establecimientos comerciales con las condiciones de seguridad adecuadas está permitiendo volver a disfrutar de nuevas experiencias fuera de casa. Concretamente, hablamos de Rioja Alavesa y País Vasco.

¿Qué hacer en la Rioja Alavesa después del confinamiento?

Después de tantos días entre cuatro paredes y todavía con el miedo a la pandemia presente, lo más recomendable es llevar a cabo actividades que beneficien la salud y el ánimo. Por eso, nada como comenzar aprovechando el buen tiempo al aire libre.

Ruta en moto eléctrica, quad, bicicleta o 4×4

El departamento vasco de Turismo organiza rutas en estos medios de transporte por precios muy económicos. Están diseñados para individuales, familias o grupos pequeños; con lo cual es posible relajarse sin tener que preocuparse por las medidas de distanciamiento social y descubrir así cada rincón de la zona: ermitas, patrimonio, naturaleza, bodegas…

Disfrutar al aire libre de estos paisajes después del confinamiento es una experiencia indescriptible. Pero hay que recordar que es necesario contactar con el departamento de Turismo con la antelación necesaria para obtener los nuevos horarios y la disponibilidad.

Senderismo

No hay que descartar el senderismo. La mejor manera de estrenar las piernas después de tanto tiempo en casa es visitar el Parque Natural de Aizkorri-Arraz, con antiguos itinerarios como el Camino de Santiago Vasco de Interior, bosques coloridos y frondosos y arroyos caudalosos. O el Parque Natural de Valderejo para descubrir los buitres leonados y las impresionantes cataratas del río Purón.

Visitar las bodegas

Dicen que el vino siempre sabe mejor allí donde se fabrica. Además, las bodegas de La Rioja son especiales: muchas están cerca de calados, que son antiguos poblados medievales donde se fabricaba vino.

Lo mejor es alternar las visitas a las bodegas entre tradicionales y modernas y así poder apreciar el contraste. Naturalmente, también en su producto, el vino. Además, la mayoría tienen tienda, de manera que pueden adquirirse en ellas las botellas para llevar a casa.

Planes para el País Vasco después del confinamiento

Naturalmente, hay museos y construcciones fascinantes en Bilbao, Vitoria y San Sebastián; pero hasta que el riesgo de contagio por la Covid-19 desaparezca es mejor visitar lugares menos concurridos. Hay suficientes alternativas.

Pueblos vasco-franceses

La auténtica arquitectura de la región se aprecia mejor en estos pequeños y encantadores municipios. Por ejemplo, en San Juan de Luz y su pueblo pesquero. Para contemplar la arquitectura vasco-francesa, nada mejor que el Espelette, del que uno no puede marcharse sin probar su famoso Piment de l’Espelette. En el interior se puede visitar San Juan de Puerto, rodeado de colinas verdes y una buena ocasión también para dar un paseo por la naturaleza.

San Juan de Gaztelugatxe

Se trata de un islote al cual se accede por unas escaleras de piedra y que está coronado por una ermita dedicada a san Juan Bautista. Desde allí pueden contemplarse los maravillosos paisajes de la costa vasca y visitarse un lugar histórico, que era frecuentemente saqueado por sir Francis Drake.

Parques Naturales

Para hacer senderismo y disfrutar de la vista desde las alturas, nada como el monte Amboto. Un recorrido algo más fácil es llegar al nacedero de Urederra de Urbasa-Andía, lo que se puede hacer siguiendo el curso del río, rodeado de paisajes maravillosos.

Si, por contra, se prefieren los desiertos, las Bardenas Reales son uno de los pocos que hay en Europa. Una experiencia mágica.

Así, sin duda, el camino seguido merece la pena… Proponemos un brindis en nuestra Bodega Heredad de Aduna con un buen vino en buena compañía.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario