La historia sobre las botellas de vino

La historia de las botellas de vino es la del perfeccionamiento de un envase para llegar a un público mayor. Ya en la Antigüedad era una bebida de consumo masivo, de manera que no ha de extrañar que el problema del almacenamiento se plantease entonces. En este artículo se indica cómo han aparecido las botellas de vidrio y cómo comprar un buen vino en las bodegas de Rioja Alavesa.

Recipientes históricos del vino: de la arcilla al vidrio

La vid se empezó a cultivar en la Antigüedad y en aquel entonces era habitual que se utilizasen vasijas de barro para transportar los caldos por parte de griegos romanos. Un exponente claro es el de las denominadas tinajas. Estos últimos, durante la época imperial, introdujeron la barrica de madera como elemento de conservación.

Durante la Edad Media se siguió utilizando la madera para conservar el vino, empezó a haber caldos con crianza y a partir del siglo XVII apareció la botella de vidrio. Sí es cierto que en repúblicas comerciales como Venecia se había trabajado el vidrio con este objeto, aunque su generación fue tardía y relacionada con la necesidad de dar respuestas a la nueva realidad social.

Hay que recordar un aspecto importante para no perder la perspectiva. El consumo de vino en la Edad Media estaba generalizado, sí, pero los métodos de conservación eran muy rudimentarios y, cuando se servía en tabernas, se hacía en pequeñas jarras de cerámica. Por lo tanto, la conclusión es que la realidad social no hacía necesaria la aparición de otro tipo de envases.

El principal motivo por el que aparecieron las botellas de vidrio fue el uso generalizado del vino en banquetes en casas privadas. El aumento de una burguesía comercial en las ciudades hizo necesario que el vino fuese manejable. No ha de extrañar que las primeras botellas apareciesen en países consumidores de vino, como Italia Francia.

Formas de las botellas

Actualmente las botellas de vino son rectangulares con una pequeña boca, aunque en sus orígenes eran más redondas porque se utilizaba la técnica del vidrio soplado. El color verde oscuro está concebido para conservar mejor el producto y favorecer la crianza, puesto que es el que mejor protege el vino de los rayos del sol.

Faltaba un sistema para tapar la botella, el tapón, creación del monje Don Perignon, también en el siglo XVII. De esta forma, se ha garantizado que la conservación del vino sea óptima, utilizando corcho de alcornoque.

El peso de las botellas de vino también ha evolucionado, puesto que al principio tenía 200-300 gramos de peso y ahora es de aproximadamente 500 gramos. La capacidad de líquido ha sido la misma desde el principio, de 750 mililitros.

Las botellas de vino hoy

Aunque se han intentado introducir otros formatos de botella de vino como el cuadrado, lo cierto es que el más utilizado sigue siendo el rectangular, aunque varía la capacidad, que puede ser de entre medio litro e incluso 2 litros en algunos casos. Por otra parte, hay que indicar que la botella redondeada originaria se sigue utilizando para el brandy o el coñac, de manera que no ha desaparecido por completo.

Dónde comprar vinos de Rioja Alavesa

Las bodegas de Rioja Alavesa han mejorado los últimos años en cuanto a técnicas de elaboración, pero contar con botellas de calidad es fundamental para un buen resultado. En Heredad de Aduna se elaboran caldos tintos y blancos conjugando una materia prima de la máxima calidad y técnicas de elaboración a la última. Esta es una buena opción para los amantes del vino de calidad con fundamento. Ven a visitarnos y disfruta de los mejores vinos de la rioja.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario