Bodega de Vinos ecológicos

Cada día son más los productos elaborados a través de un proceso totalmente ecológico y uno de ellos son los caldos. El vino ecológico se caracteriza por haberse fabricado mediante un proceso de elaboración que apuesta por respetar el medioambiente usando técnicas que siempre buscan la sostenibilidad.

Los beneficios y propiedades de este tipo de vino hacen que cada vez sea más consumido a nivel mundial. En el caso de España, nuestro país es uno de los mayores viñedos ecológicos existentes en el planeta, entre otros motivos, por su increíble clima que otorga óptimas condiciones para desarrollar una excelente agricultura ecológica.

De hecho, en nuestra bodega Hereda Aduna ubicada en Álava estamos trabajando de manera ardua para sacar nuestra propia línea de vinos ecológicos con viñas que proceden de la agricultura ecológica. Como tal, se trata de una producción con total ausencia de productos químicos en sus tratamientos. Pretendemos contar con 6 hectáreas para conseguir una producción limitada, pero con mucho mimo para goce de nuestros clientes.

Diferencias entre los vinos tradicionales y los ecológicos

Los vinos tradicionales pueden haber sido elaborados con prácticas que respetan el medio ambiente, pero no por ese motivo son ecológicos. La distinción se produce al realizar el control tanto del cultivo de las uvas como de todo el proceso. Los terrenos no pueden ser tratados en ningún caso con añadidos químicos, ya que contaminan la tierra y producen sabores diferentes a los esperados.

Un vino ecológico contiene un 30 % menos de sulfuroso, motivo por el que se reduce considerablemente el riesgo de padecer problemas gástricos o dolores de cabeza al consumirlo. Esto es debido a que no se utilizan nunca plaguicidas sintéticos en el caso de aparecer plagas. En su lugar se usan sales minerales y feromonas.

A la hora de recolectar hay que escoger el momento de maduración correcto de la uva para conseguir la concentración mayor de sustancias antioxidantes. Se deben usar abonos naturales que no contengan productos que puedan resultar perjudiciales. Dentro del mundo de la viticultura ecológica solamente se pueden emplear abonos que sean residuos de la misma elaboración de los vinos. De esta manera se logra mantener una tierra bien fértil de manera totalmente natural.

Todo el proceso para elaborar este tipo de caldos es manual y no se utilizan en ningún momento máquinas. Las barricas tienen que limpiarse con agua bien caliente y a presión, sin utilizar nunca detergentes. Las botellas tienen que taparse con tapones que sean de corcho natural y tienen que incluir etiquetas en las que se expliquen cuáles son los ingredientes del vino y cómo ha sido su elaboración. Solamente aquellos productos que lleven esta certificación son totalmente ecológicos.

Durante la selección previa a todo el proceso de la elaboración del vino únicamente se recogen de manera manual las uvas sanas. En el transporte de las mismas se usan cajas higiénicas que son trasladadas hasta la bodega en el mismo día en que se recogen. La fermentación tiene que hacerse con levaduras naturales y solo se usan aditivos permitidos y siempre ecológicos para conseguir un vino de calidad. A lo largo de todo el proceso se emplean técnicas especiales de frío para evitar que se transmitan olores y sabores no deseados.

El vino ecológico tiene que residir en una bodega durante tres años desde el mismo momento en el que se obtiene la certificación ecológica. En este tiempo tendrá que recibir inspecciones en las que se compruebe que continúa cumpliendo con todos los requisitos. Esto va a permitir al consumidor certificar que está comprando un producto de gran calidad, libre de contaminación y elaborado siguiendo prácticas ecológicas.

Ventajas de consumir vinos sin sulfitos

Aunque pueda parecer que un vino ecológico solamente va a ser un vino de calidad y de sabor más agradable, lo cierto es que tiene múltiples beneficios. Uno de ellos es que contribuye a reducir el sobrepeso y mejora el funcionamiento cerebral, ayudando incluso a prevenir la demencia en personas mayores. Además, es rico en quericitina, que ayuda a evitar la degeneración de las células, algo que puede desembocar en ciertas enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer.

También es bueno para la piel gracias al resveratrol de las uvas, y frena el crecimiento de ciertas bacterias bucales causantes de caries, gingivitis o dolores de garganta. Si se toma en pequeñas cantidades ayuda en la prevención de problemas cardiovasculares y, por ende, libera endorfinas, las causantes de nuestra alegría y felicidad.

En definitiva, realizar una poda adecuada es sinónimo de conseguir una buena cosecha y esto deriva en la elaboración de un vino ecológico de calidad, y en bodegas Heredad Aduna somos conscientes de ello. Ingresando en nuestra tienda online nuestros clientes podrán comprobarlo escogiendo uno de nuestros increíbles caldos con un sabor de lo más original y repletos de personalidad.

Echa un vistazo a nuestro sitio web y elige tu vino. ¡Te esperamos!

Publicaciones recientes

Dejar un comentario