La relación entre cultura, vino y arte

El vino es una de las bebidas con más tradición en la civilización occidental. No es extraño, pues, que haya habido una relación estrecha entre cultura, vino y arte que llegaba a todos los sectores sociales. La pintura y la escultura han sido los principales medios que han permitido conocer la incidencia del vino en las sociedades, aunque no fue menos importante la aparición del cine durante el siglo XX.

Conviene recordar que el consumo de vino no estuvo censurado por la cultura cristiana y eso, junto con su abundancia en la cuenca del Mediterráneo, ha favorecido su consumo generalizado. La reconversión del mercado encaminada a ofrecer más calidad ha contribuido también a que algunas películas hayan hecho del vino un objeto de culto.

El vino en la cultura y el arte

1. El vino en el antiguo Egipto

Los primeros testimonios que tenemos del vino a través del arte se localizan en el antiguo Egipto. Un ejemplo claro es el de los frescos del valle de las Reinas, que muestran todo el proceso de elaboración de esta bebida. El vino se convirtió en una bebida específica de las clases altas, cumpliendo con una clara función de diferenciación social.

2. El vino en Grecia

La popularidad del vino siguió siendo alta durante Grecia, hasta el punto de que había un dios, Dionisos, que representaba esta bebida. Una de las esculturas que atestiguan esta devoción popular hacia la bebida es la que hizo Praxíteles, que representa a Hermes con Dionisos. Aunque los griegos consumían vino, lo hacían con moderación y siempre con agua, puesto que lo contrario se consideraba de bárbaros.

3. Roma

Los romanos también consumían vino y tenían un dios propio, Baco, representado como un hombre con varios racimos de uva. Es habitual encontrar su presencia en varias pinturas y esculturas por lo que fue el antiguo Imperio. Durante esta época se instituyó una festividad en honor de Baco en la que el vino corría a raudales, la denominada bacanal.

4. Cristianismo

El cristianismo, de indudable raíz grecorromana, elevó el vino al carácter sacramental de sangre de Cristo. Este es el motivo por el que es fácil ver esculturas y pinturas en las que haya vino, eso sí, de una forma moderada y sin el desenfreno asociado al antiguo dios pagano Baco. Los motivos iconográficos engloban los frescos de las iglesias y capillas, así como la escultura e, incluso, los libros y códices de Vidas de Santos.

Las fiestas de la vendimia, coincidiendo con ese hito, eran festividades permitidas por las autoridades eclesiásticas y suponían una época de reunión familiar y comunitaria. El vino ha sido un elemento aglutinador a nivel social y su cultivo fue promovido por la propia Iglesia durante la Edad Media.

5. Pintores españoles: Velázquez, Goya y Picasso

Los artistas españoles han tenido el vino como elemento recurrente y la pintura ha sido un medio ideal para transmitir inquietudes. No es extraño que sea así porque España es un país productor de vino y, durante siglos, esta fue una de las principales bebidas de los adultos. El cuadro de Velázquez Los Borrachos es una de las principales obras del genio sevillano. Goya también compuso obras de interés como La Vendimia Picasso tiene Bouteille de Vin como obra iconográfica.

6. Pintura internacional: Renoir, Van Gogh, Munch

La pintura internacional también ha utilizado el vino como elemento recurrente, sobre todo a partir del siglo XIX. Sin embargo, hay que señalar que algunos artistas del Renacimiento como Miguel Ángel y del Barroco como Caravaggio pintaron obras relacionadas con el vino, directa o indirectamente.

El siglo XIX es, sin embargo, el de la eclosión de la pintura a todos los niveles. Algunos cuadros iconográficos que hay que conocer son Almuerzo de los Remeros de Pierre Auguste Renoir, Viñedo rojo cerca de Arlés de Van Gogh y Autorretrato con botella de vino de Edvard Munch.

7. El vino y el cine

El séptimo arte también ha hecho guiños al vino, aunque quizás no con la frecuencia que cabría esperar. Algunas películas célebres que han tenido copas de vino como icono han sido CasablancaEl silencio de los corderos, French KissEncadenados y Un buen año. En los últimos años, el vino se ha revalorizado y está ganando presencia en este ámbito.

Las bodegas Heredad de Aduna han conseguido aunar tradición y modernidad, produciendo vinos de calidad con una impronta propia aprovechando las condiciones climáticas de la Rioja Alavesa. Te animamos a conocer la gama de productos que ofrecemos porque seguro que te sorprenderán.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario