Navidad con vinos de bodegas de rioja alavesa

La Navidad es tiempo de comidas opíparas y de bebidas de calidad. Es la oportunidad de poner un lujo en la mesa, y en este caso las bodegas de rioja alavesa cuentan con productos de calidad para no desentonar. En cuanto a los vinos, partimos de la base de que cada persona tiene sus gustos y, por lo tanto, no es nuestra intención decir nada al respecto porque de lo que se trata es de disfrutar con lo que se toma. Sin embargo, es bueno que una persona si es profana sepa que existen maridajes para que la inversión en esa botella que ha comprado sea provechosa. En consecuencia, vamos a sugerir algunas posibles combinaciones de vinos de rioja alavesa con menús navideños que combinen tradición e innovación.

Vinos de rioja alavesa para menús navideños

Existen unos cánones tradicionales, que dictan que el vino joven tinto es para el aperitivo o carnes blancas, un crianza o reserva para carnes rojas y los blancos y rosados para pescados, ensaladas o arroces. De la misma manera, también se comenta que el vino de uva garnacha es para platos fuertes mientras que el que se elabora con uva tempranillo casa prácticamente con todo tipo de opciones. Ahora bien, la Navidad se convierte en una época en la que se realizan comidas especiales y en la que probar aquellos platos que no comemos el resto del año. Por lo tanto, es imperativo conseguir que la experiencia gastronómica sea lo más satisfactoria posible. Estas son algunas posibilidades.

Lechazo al horno

La carne de cordero es la protagonista de muchas mesas en Navidad, y uno de los platos más populares es el lechazo al horno (en Aragón, ternasco). En este caso, los vinos de rioja alavesa con crianza o reserva, al ser potentes, ofrecen un maridaje interesante con una carne que también es sabrosa. Aconsejamos, pues, esta opción, generalizada para carnes rojas o que se preparen en el horno porque no habrá un gran contraste.

Chuletón a la parrilla

La carne de parrilla, al ser por definición poco grasienta, puede maridar muy bien con un vino joven de garnacha, una uva potente y con alta graduación. Una buena idea si se come un chuletón, entrecot o similar es la de combinarlo con estos vinos tintos jóvenes que tienen un sabor contundente. De esta forma, nos aseguramos que tendremos una experiencia gustativa completa a falta de otros complementos.

Besugo al horno

Aunque hay variaciones en función de los gustos del público, el besugo al horno con guarnición de patatas es uno de los platos típicos de Navidad en varias regiones españolas, en especial en Castilla. Para apreciar mejor este plato recomendamos tomar un vino blanco viura que potenciará los sabores del pescado puesto que tiene más cuerpo.

Peras al vino

El Valle del Ebro tiene una tradición contrastada en la elaboración de conservas vegetales, dulces y saladas. Las peras al vino son una opción interesante porque permite probar esta fruta fuera de temporada y combinar el dulce natural con el sabor al vino. En este caso, lo mejor es incorporar un vino de rioja joven que cumplirá con la función de conseguir el contraste, pero indudablemente también va a influir, y mucho, el tipo de pera que se utilice para la conserva.

Las bodegas de rioja alavesa han sabido adaptarse a las demandas de un público más sibarita, que prioriza la calidad
sobre la cantidad y que busca disfrutar de experiencias novedosas. Heredad de Aduna es una bodega consolidada, con una experiencia contrastada en el sector y que cuenta con los mejores vinos de La Rioja.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario