La vendimia en tiempos de covid

La vendimia no es una excepción en la lucha contra la covid-19. En plena época de recolección, los temporeros deben convivir con los numerosos cambios que se están llevando a cabo en este sentido, lo cual supone una preocupación más a las ya habituales en la agricultura, como son la meteorología o las inherentes al propio campo.

Las distintas bodegas y los agricultores de esta región se han visto obligados a tomar una serie de medidas de prevención que se hacen cumplir a rajatabla a todos los trabajadores. En Bodegas Heredad de Aduna estas incluyen, entre otras, la toma de temperatura de los trabajadores, la entrega de los equipos debidamente desinfectados, la asignación de equipos numerados a cada empleado y el uso obligatorio de mascarillas y gel hidroalcohólico dentro de la bodega. Además, cabe destacar que todos ellos dieron negativo en las pruebas PCR.

Medidas para combatir la covid-19 en La Rioja Alavesa

En La Rioja Alavesa se está realizando un gran despliegue preventivo y de actuación para la campaña de 2020. La crisis sanitaria obliga a extremar las precauciones y a cambiar los hábitos en la comarca alavesa. Osakidetza ha habilitado el polideportivo del pueblo de Laguardia para la realización masiva de PCR. Someterse a esta prueba es otra de las obligaciones de los trabajadores en Bodegas Heredad de Aduna.

Se ha pedido la colaboración de los ayuntamientos para rastrear y tratar de contactar con aquellos agricultores y temporeros que aún no han pasado las pruebas obligatorias para detectar contagios por covid-19. Esta circunstancia se debe al plan de vigilancia y control de contactos cercanos y pacientes afectados por covid que ha puesto en marcha el Gobierno vasco.

A pesar de la realización de multitud de pruebas a los trabajadores de la agricultura, muchos son los que pudieran ser portadores y no han sido localizados para su valoración. Se trataría de aquellos que acudieron a La Rioja Alavesa para la campaña de la espergura, una labor que consiste en eliminar los brotes herbáceos para mejorar la calidad de la vid. Debido a que el tiempo de la espergura ha pasado, solo quedan ya grupos muy pequeños de estos trabajadores.

Por esto, el Departamento de Salud quiere llevar a cabo las pruebas PCR y ha solicitado la colaboración de los ayuntamientos de La Rioja Alavesa, ya que estos poseen un mayor conocimiento de las personas que llegan temporalmente a la región para estos trabajos. Se ha establecido así un protocolo de actuación que se dirige tanto a agricultores como a temporeros. Se trata de elaborar un listado con el nombre, datos de filiación y teléfonos de contacto con el fin de concretar una cita para la realización de la prueba PCR en el hospital de Leza.

De acuerdo con este plan, todos los ayuntamientos de la comarca han enviado cartas a los agricultores para que colaboren en la búsqueda de aquellos temporeros que debieran someterse a las pruebas. El problema que se presenta es la escasa visibilidad de este colectivo. Algunos de ellos (los pocos que sí han pasado por las oficinas de UAGA en Laguardia) están identificados. Sin embargo, otros muchos son personas que van y vienen de La Rioja a Álava y que, en muchas ocasiones, no cuentan con un contrato regularizado, circunstancia que dificulta mucho su localización.

En su origen, el plan se basaba en la atención primaria. En este sentido, el equipo de enfermería ha incorporado a su plantilla un total de 34 enfermeros especialistas en salud comunitaria y familiar. Cuenta, además, con la colaboración de los servicios de medicina preventiva de los hospitales, así como de Osalan, para todos aquellos casos que se den en el ámbito laboral.

El estudio de casos y contactos se realiza mediante la aplicación Go Data. Esta app, creada e impulsada por la OMS, ha sido incorporada a su protocolo por el Departamento de Salud y por Osakidetza.

Este protocolo busca hacer frente a contagios de temporeros. Se permite así anticipar y hacer frente a diversas situaciones, como posibles contagios tanto de temporeros como de agricultores, además de incluir medidas preventivas para el caso de los alojamientos temporales. Se está realizando una desinfección de estos espacios y se han concretado medidas de actuación en el propio trabajo para evitar el contacto entre temporeros.

Por otra parte, se ha creado un servicio de ayuda al viticultor para todas aquellas explotaciones agrarias que, una vez iniciada la recolección, registren contagios en su explotación. Todo ello con el objetivo de que puedan seguir con las tareas gracias al personal de sustitución. De esta manera, se busca minimizar el impacto del virus en la recolección y ayudar a los agricultores en todo lo que se pueda.

Mientras realizamos la vendimia, te animamos a que pruebes los mejores caldos de nuestras Bodegas.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario