¿Cuáles son las enfermedades más comunes de la vid?

La viticultura siempre se ha tenido que enfrentar a las enfermedades en vides y parras, que en ocasiones han devastado regiones enteras. En el post os contaremos las principales enfermedades de la vid y sus remedios.

Principales enfermedades de la vid y la parra

Las principales condiciones que se tienen que dar para que haya enfermedades de la vid son una determinada temperatura y la existencia de hongos o insectos.

Lo cierto es que cada territorio tiene su problemática propia. Incluso se puede decir que para cada viñedo. Ahora bien, sí hay casos comunes que se tienen que tratar. Estos son los problemas más recurrentes que se localizan en los cultivos:

Botritis o podredumbre gris (Botrytis cinerea)

La botritis consiste en un ennegrecimiento de las hojas y el talle. Para que se dé ha de haber una temperatura superior a los 25º C, pero lo cierto es que afecta muy rápido a los racimos, disminuyendo la cantidad y la calidad.

Lo primero que hay que hacer es colocar bien la parra para airearla. Si ya se tiene el problema, hay que reducir el vigor de la planta podando y controlar las polillas.

Mildiu (Plamopara viticola)

El mildiu es una de las enfermedades más temidas por los viticultores. Se da cuando hay un gran caudal de lluvias con temperaturas superiores a 10º C, de ahí que sea una de las plagas más comunes en primavera. Se reconoce fácilmente por las manchas amarillentas en las hojas.

La cosecha puede reducirse a la mitad, así que es sumamente recomendable aplicar un tratamiento químico para reducir los daños, siendo el cobre el más conocido.

Oidio (Uncinula necator)

El oidio se centra en la parra y se da solo en ambientes con humedad relativa superior al 70 % y con una temperatura media superior a los 25º C. Por lo tanto, es una de las plagas por antonomasia del verano. Se distingue por una especie de polvo blanco exterior.

El tratamiento del oidio tiene que ser rápido porque deseca los sarmientos y eso afecta, y mucho, al desarrollo de los racimos. Se utiliza azufre para tratar el problema, aunque lo mejor es plantar variedades resistentes y prevenir.

Polilla del racimo (Lobesia botrana)

La polilla del racimo se desarrolla a partir de los 20º C y puede llegar a reproducirse cuatro veces. Como este insecto se come las bayas, es evidente que no tratarlo a tiempo traerá problemas. El problema es más a medio plazo, pero esto no significa que no se tenga que tratar.

Las dos alternativas de tratamiento disponibles son los productos Clorpirifos y Metil Clorpirifos, de eficacia probada hasta la fecha.

Yesca de la vid

La yesca de la vid es una enfermedad que se transmite por las heridas de poda. Es un hongo parasitario y tiene como efecto la muerte de la cepa, en ocasiones en un tiempo récord. Una de las enfermedades más letales de la viña que se puede distinguir por el ennegrecimiento o porque se marchitan las hojas.

La mala noticia es que hasta ahora no existe un remedio, de manera que las medidas que se pueden tomar son preventivas y se encaminan a controlar la limpieza de los instrumentos de poda. Por lo tanto, la higiene es más importante si cabe.

La vid puede verse afectada de múltiples formas, ya sea por hongos o por insectos. Por este motivo, contar con las últimas tecnologías es fundamental para garantizar una materia prima de calidad que permita elaborar buenos vinos. Heredad de Aduna es una bodega de referencia, ubicada en Samaniego y especializada en vinos Rioja tempranillo y garnacha. Visita nuestra web,  y prueba nuestros vinos rioja, no te dejarán indiferente.

Publicaciones recientes

Dejar un comentario